Oporteando Vol. I

SONY DSC

Portugal nunca defrauda y sin duda alguna una de nuestras ciudades favoritas es Oporto. Aunque sea en una escapada exprés, Oporto nos enamora cada vez que la visitamos.

SONY DSC

SONY DSC
De Oporto nos gustan hasta sus cuestas. Nos gustan esos edificios de colores, con ventanales y balcones por todos los lados. Los edificios con azulejos, con la ropa tendida mostrando vidas ajenas.

SONY DSC
O esos que, abandonados, nos conquistan con ciertos aires de nostalgia ( y de ganas de que nos toque el euromillón y montarnos una sede portuguesa).

SONY DSC
SONY DSC

De Oporto nos gusta su gente, amable y educada, alegre y siempre dispuesta. Esa gente auténtica, de toda la vida, que se mezcla con los turistas con una paciencia de santos.

SONY DSC SONY DSC

19

En Oporto se come mucho y bien. Desde platos tan típicos como el bacalao y la francesinha (bomba calórica a base de pan de molde, carnes, queso y huevo bañada en una salsa secreta portuguesa) hasta helado de pastillas, cosa que nos ha dejado anonadadas.

Y por supuesto después de comer, al igual que en Galicia el licor café es religión, en Oporto se bebe licor de guinda, conocido como ginjinha.

SONY DSC

Desde Umidori recomendamos fervientemente las tascas de toda la vida frecuentadas por los lugareños. Quizá no os sirvan platos instagrameros, pero os dejarán el estómago y el bolsillo contentos.

16

Pasear por Oporto y fundirse la batería de la cámara sacando fotos a cosas cotidianas es todo uno. Y es que allí lo cotidiano es excepcional.

18

17

Entre puertas y azulejos, nos hemos hecho un muestrario a modo de colección de cromos que ya quisiera Panini.

Collage azulejos 1

Collage azulejos 2

Collage azulejos 3

Collage azulejos 4

Desde que la Rúa das Flores es peatonal se ha convertido en el escaparate perfecto para el arte a pie de calle. Y nunca mejor dicho. Los escaparates de esta calle llena de vida comparten con los viandantes un cuento, obra de Adélia Carvalho, de forma que en cada establecimiento se puede leer una frase acompañada de una ilustración rotulada directamente sobre el cristal.

Estos son algunos ejemplos, pero si queréis conocer la historia completa no os quedará más remedio que hacer una escapadita a la ciudad del Duero.

Cuento

En la misma calle, como no les parece suficiente con llenar los cristales con una bonita historia de amor, también se dedican a pintar cajas. Entretenimiento visual para todos los gustos.

Cajas pintadas

En Oporto se respira arte por los cuatro costados, de forma organizada y de manera espontánea, con nocturnidad y alevosía.

21 22

Desde graffitis que abarcan fachadas enteras hasta pequeñas pegatinas en rincones.

24 26

Y paseando llegamos a la zona de la Ribeira, epicentro del turisteo, de las casitas y las callejuelas.

SONY DSC
SONY DSC

Pero para ver Oporto, lo mejor es Vilanova de Gaia, en la otra orilla del río. Y para llegar a Gaia, el Puente Luis I.

Para cruzarlo hay dos maneras: por abajo para los que las alturas os den taquicardias o por arriba, sólo apto para valientes aventureros.

31

Y como una imagen vale más que mil palabras, una imagen en movimiento vale millones.

Como Oporto da para mucho, en el próximo post os contaremos más cosas, más sitios y más tiendeo.

Anuncios

3 comentarios en “Oporteando Vol. I

  1. Pingback: Oporteando Vol.II | Umidori Estudio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s